PREVENCION

La prevención primaria se basa en:

a. Higiene personal diaria.


b. Lavado de vestimentas, toallas y ropa de cama.


c. Evitar situaciones que favorecen el contacto físico (hacinamiento en el hogar, campamentos infantiles, regimientos, otros).


d. Educación al paciente y sus contactos sobre mecanismos de transmisión, prevención y correcta administración de tratamiento.

Ante la presencia de casos de sarna debe realizarse:

a. Prevención de la propagación a través del tratamiento oportuno del caso índice y sus contactos.


b. Lavado de vestimentas, toallas y ropa de cama con agua caliente o dejando remojar las ropa por 30 minutos antes de un lavado habitual. Lo que no se pueda lavar, se plancha.


c. Los objetos que no puedan ser lavados deben ser aislados en bolsas plásticas por 10 días y en el caso de frazadas, cubrecamas, almohadas, etc., exponerlas al aire libre y en lo posible asolear por al menos dos días.


Una educación para la salud que explique los mecanismos de transmisión debería ser difundida permanentemente a las poblaciones de riesgo para evitar contagio. Es fundamental realizar diagnóstico oportuno y un tratamiento eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada